Posadas ´08 – Sobrevivir en la tierra colorada

Por Osvaldo Cardozo

Viernes de ilusión…con Pinchito 3º, pero había que bajar demasiado la vista para ver a Tati (20º), Tito (25º) o René (27º), solo por nombrar a los representantes mejor posicionados.
El sábado fue duro, porque en un par de oportunidades el Profesor Juárez anunciaba que por los parciales Pinchito venía para el #1, pero un despiste a metros de la línea no solo lo devolvía sin mejorar, sino que los demás lo pasaban.
Hilando fino la planillas de los tiempos, algo se acercó a la diferencia habitual, siempre en medio segundo, ésta vez la diferencia existió, pero no en la vuelta ideal y Tati también se coló en ese, casi, medio segundo.
Zanatta seguía en el orden, pero en el puesto 29º.
La ACTC debería entender (cosa que en los últimos años no ocurrió), que una golondrina (o Naranja) no hace verano.
Hace unos años, cuando solo funcionaban un par de Chivos (planchas mediante), la técnica salió al salvataje de la marca; para nosotros eso no existe, pertenecemos al grupo B del TC y si alguien quiere irse, enseguida le firman la Papeleta.
Pero aún así, han dejado medio quieto el reglamento, eso para un Dodge es vida y para el rival puede ser fatal.
Algunos lo ven venir y el Pinchito lo debe oler, pero la ansiedad lo lleva a no poder redondear la vuelta, supongo que Pincho Viejo, el sábado al caer la tarde, no solo metió mano en La Naranja, debe haber metido mano en la cabeza del piloto también.
El Domingo, siguiendo con el cronograma que pasa Carburando TV, el TCP mostró la cantidad de soldados que tenemos, por cada uno que caía florecía uno nuevo (y eso que se nos cayeron unos cuantos).
Ponte se afila el 1, para que los muchachos de la calle Bogotá sigan diciendo “ ven que hay un Torino que pelea y los Dodges tienen chances!!”, si, en TCP, pero a nosotros nos gustan las Grandes Ligas, sin desmerecer al TCP.
Trebbiani, se hizo fuerte en el comienzo y a juzgar por lo actuado, era el único que podía discutir la punta, pero se cayó, Larrauri venía haciendo una carrera memorable, sin la trompa, con la dificultad que genera transitar por las largas rectas, no perdía y avanzaba, pero el ímpetu lo pagó contra las gomas.
Litwiñuk, se floreaba frente a su gente, pero se empezó a quedar hasta parar definitivamente en boxes.
Paparella, mal viernes y sábado, prometedor el domingo, pero lo sacó Pisandelli junto a Falaschi.
Galarza terminó 13º y en la vuelta, Ernestito en su incursión con Torino apenas dio 5 vueltas en la final.
La mejor carta de presentación la ofreció Crispín Beitía, quien en su debut y ante su gente logró un 2º puesto, con manejo aplomado y tratando de agarrarle el ritmo a la categoría y al auto.
En TC, la primera serie estuvo vacía de Dodges, al triunfo del veloz Gianini (aunque con Pace Car), solo queda para anotar el toque de Moriatis a Silva, aunque en la planilla oficial solo figure un apercibimiento.
En la segunda, si, se acordaron del reglamento, Tati fue recargado por el toque a Martínez; no es que me parezca excesiva ésta, me parece pobre la primera, Catalán terminó 8º, pero ni siquiera pudieron pasar por la línea de largada Tito y René.
La tercera mostró a Pinchito con problemas (5 cilindros) pero no perdiendo demasiado y al Tano (14º) entrando a la final.
La final, convidó varias veces al Pace car, los errores se pagaban pintando el auto de rojo (por la tierra); de movida nomás, Ramos involucró a varios, pero Altuna se llevó las consecuencias, todo parece responsabilizar al hombre de Mechongué, pero dejo abierto el paraguas de la duda, ya que los comisarios no dijeron nada y por lo tanto o mi falta de visión necesita nuevos lentes o los comisarios están pintados, tal vez esta noche con tanta repetición me saque las dudas.
Después de semejante desparramo donde varios se golpearon pero la Naranja zafó, le llegó el turno a Gianini de dejar tempranamente la punta y pocos minutos mas tarde el Tati finalizaba abruptamente su trabajo.
Pinchito venía bien, si poder pasar a un escurridizo Spataro y aguantando la atropellada de Fontana, pero tras la última salida del Pace car, Pinchito desapareció de la fila y reaparece en el puesto 13 que no abandonaría hasta el final; ya para este momento y lejos de la punto se refregó con algunos defendiendo o buscando mejorar la posición.
Con tarea silenciosa pero llegando al final, la Dodge de Pedro Dandlen, ésta vez en manos de Catalán, arribó 19º y el Tano vió la bandera a cuadros con la totalidad de vueltas en el 25º puesto.
Si hacemos una ecuación, sobre 20 vueltas de la final del TCP y 25 del TC, es decir 45 vueltas, solo 5 autos de la marca completaron el total de giros, 2 de 10 en TCP ( Beitía y Galarza) 3 de 6 en TC (Pinchito, Catalán y Salerno), el resultado es muy pobre.
Llegará pronto Rafaela y como siempre nos encontrará optimistas, ojala que definitivamente el puñado de muchachos que nos defienden, obtengan el buen resultado que tanto estamos esperando.