collapse
En FanDodge Radio

Vistas: 2
Subido Por: GustavoFD
Radio

Vistas: 1
Subido Por: GustavoFD
Por Osvaldo Cardozo

Vistas: 1
Subido Por: GustavoFD
Nuevo programa

Vistas: 1
Subido Por: GustavoFD
Fierros y Tuning

Vistas: 1
Subido Por: GustavoFD
En Instagram

Vistas: 1
Subido Por: GustavoFD

Autor Tema: Motor Dodge D95R  (Leído 338 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Conectado GustavoFD

  • Administrador
  • Administrator
  • GTX Rey del camino
  • ******
  • Mensajes: 12047
  • 100% De FanDodge
    • FanDodge
Motor Dodge D95R
« : julio 16, 2010, 10:55:04 pm »
Tiene unos meses la nota pero igual ilustra como trabaja el equipo Penske.
--------------------------------
Dodge D95R



Termina el otoño en Alabama. A unos 80 kilómetros al este de la ciudad de Birmingham, más de 100.000 personas esperan impacientes a que empiece el espectáculo en las gradas del Talladega Superspeedway. En el pit lane, 43 coches de carreras forman una fila, cada uno con un motor que genera más de 450 caballos de potencia, que cuesta unos 60.000$ (alrededor de 45.000€), y que está obsoleto desde el mismo momento de salir de la fábrica.

En la séxta posición de la parrilla, Kurt Busch, pone en marcha el motor de su Miller Lite Dodge número 2 al escuchar las cuatro palabras mágicas: Gentlemen, ¡Start your engines! Ese motor no es un motor cualquiera. Se llama D95R, y ha sido construido por el equipo Penske Racing. La D proviene del fabricante, Dodge-Penske. La R hace referencia al Restrictor Plate, una clase de motor utilizado solamente en este tipo de circuitos. El 95 indica que es el número 95, el último motor de su especie. Con una nueva generación de propulsores ya en marcha, el D95R está a punto de convertirse en una víctima más de otra implacable carrera de la NASCAR. Su corta y brutal vida (18 meses, para terminar en Talladega) demuestra cuán avanzado y globalizado se ha vuelto un deporte nacido en los garajes de las casas particulares de los contrabandistas de alcohol.

La reglamentación obliga a todos los equipos a utilizar el mismo bloque de motor, una versión especial del mítico V8 en el cual se ha basado la NASCAR, y el mundo del automovilismo en general. El bloque del D95R (las 8 cámaras donde el aire y el combustible son comprimidos y se produce la ignición) se forjaba en la fábrica de motores Grainger & Worral, en Sropshire, Inglaterra, y se enviaba a la sede del equipo Penske en Concord, cerca de Charlotte. Allí, en una nave cerrada a cal y canto, Scout Corriher encabezaba un equipo de 9 ingenieros y alrededor de 45 mecánicos, encargados del proceso de ensamblaje.

Después de que la culata del D95R es presurizada y sumergida en agua para verificar que el material no tiene fisuras ni imperfecciones, el equipo de mecánicos ensambla los pistones, bielas, colectores, y los cientos de piezas que hacen que un motor funcione. Una vez terminado el proceso, el nuevo motor pasa sus 3 primeras horas de vida funcionando en un dinamómetro (dispositivo para medir la potencia).

Muchas de sus piezas han sido manufacturadas en las mismas instalaciones, mientras que otras proceden de lugares tan remotos como Alemania o Japón. Todas han sido fabricadas con la ayuda de ordenadores y robots, y todas deben seguir unas estrictas especificaciones. Cualquier pieza que no las cumpla, aunque sea por un ínfimo margen, quedará automáticamente descartada.



Los motores de la NASCAR no han sido siempre tan complejos, o tan caros. En los 40, los pilotos competían con modelos de calle modificados. Los fans podían ver ganar a un modelo el domingo, y el lunes podían comprarlo en el concesionario. Con el incremento de la popularidad del automóvil entre las décadas de los 50 y 60, la innovación de los motores evolucionó paralelamente. Pronto, incluso 3 mecánicos desconocidos podían construir un motor que superaba a los modelos de producción.

La NASCAR, escuchando la demanda de más y más velocidad por parte del público, comenzó a permitir a los equipos un nivel más elevado de personalización en los motores. Para la década de los 70, los motores eran modificados tan drásticamente, que únicamente el bloque podía considerarse de serie.



Hoy en día, pese a la presencia de nombres como Toyota, Ford o Chevrolet, la única pieza de un motor de la NASCAR que se llega a asemejar a un motor de producción en serie podría ser la placa de identificación.

Cada una de las más de 3000 piezas que componen un coche de carreras es diseñada y  fabricada específicamente para ello, la mayor parte en las empresas de alta tecnología creadas en los alrededores de Charlotte. En un deporte en el que la diferencia entre ganar o perder puede ser de milésimas de segundo, es en estas fábricas donde se ganan o se pierden las carreras.

Después de toda clase de pruebas, el D95R es colocado en el chasis del Millar Lite Dodge, configurado para que la combinación de presión de aire y fuerza centrífuga que hacen que el coche se pegue al suelo en las curvas de Talladega sea máxima.

Finalmente, el coche ya completo y listo para correr, se introduce en un trailer de 18 ruedas, que lo llevará en un viaje de más de 500 km hasta el centro de Alabama.



Nada más comenzar la carrera, Busch avanza posiciones y se coloca líder en la segunda vuelta. Permanece en posiciones delanteras hasta la vuelta 41, momento en el que otro coche le golpea, rompiendo un panel trasero, que le daña un neumático, provocándole un pinchazo pocas vueltas después. El coche trompea, deslizándose por la pista hasta el césped del infield, haciendo ondear una bandera de precaución que interrumpe la carrera.

Busch es capaz de mantener el motor en marcha y rueda hasta su box. Su equipo hace algunas reparaciones en la carrocería, cambian los 4 neumáticos, y colocan de nuevo el coche en pista con tan solo una vuelta perdida respecto a la cabeza.

A Kurt Busch y su D95R les cuesta 100 vueltas volver a las primeras posiciones, pero cuando rueda en novena posición en la última vuelta, es golpeado por detrás, y termina la carrera en trigésima posición, envuelto en un aparatoso accidente con otros 12 coches.



Después de la tormenta, el equipo Penske envía el maltrecho coche de vuelta a Charlotte. D95R, seriamente dañado, necesita un nuevo cigüeñal y una nueva bomba de aceite. Pese a todo, nuestro protagonista podría haber vuelto a correr, pero la implacable marcha de los avances técnicos de la NASCAR se lo va a impedir. Mucho antes de Talladega, el equipo Penske ya disponía del nuevo modelo de motor: el R6, más ligero y con un sistema de refrigeración más avanzado.

Cuando la temporada 2010 daba sus primeros pasos en el mes de Febrero en Daytona, el nuevo R6 ya propulsaba al Miller Lite Dodge nº 2.

D95R, como un viejo atleta, era apartado sin ningún remordimiento.

De http://www.nascar-europe.net



Estan invitados a comentar ...como para saber que todo esto no es por nada y que aún interesa

Desconectado Osvaldo Cardozo

  • Moderator
  • GTX Rey del camino
  • ******
  • Mensajes: 8939
  • Se paraban pa´mirarlo
Re: Motor Dodge D95R
« Respuesta #1 : julio 17, 2010, 11:07:32 pm »
Muy buena nota,gracias Gustavo
CIUDAD DE DOLORES...DONDE LAS CHANCHAS VUELAN Y LOS RECORDS SE HACEN POLVO

 

@fandodgeweb

* Nuestra App

FanDodge Radio

Descargala desde tu PlayStore

* Facebook

* Temas/mensajes recientes

Campeonatos TC y TC Pista por GustavoFD
[Ayer a las 10:38:22 pm]


Dodge 2019 por GustavoFD
[Ayer a las 10:16:39 pm]


Nueva bandera gigante por GustavoFD
[junio 23, 2019, 10:35:49 pm]


Colección Turismo Carretera por GustavoFD
[junio 23, 2019, 03:33:58 am]


7ma fecha TC y TC Pista en Termas de Río Hondo 2019 por GustavoFD
[junio 23, 2019, 12:43:37 am]

* Calendario

Junio 2019
Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sáb
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 [25] 26 27 28 29
30