Buenos Aires I ´08 – A 45 minutos del cielo

Por Osvaldo Cardozo
TC y TCP en Buenos Aires
El viernes lo gritaron como un Gol los dodgeros que seguían la primera clasificación y aunque duró un suspiro, en lo que hoy se dice que es un circuito de Dodge, la Naranja mostró su poderío y despertó la ilusión.
El Sábado, resignó un puesto mas, pero se quedó con el mejor lugar de largada de las series, en la tercera y por la cuerda, lo mas aproximado en clima y estado del piso a la final.
Las únicas dudas eran el balanceo de los amortiguadores y frenos, mantendrían un trabajo regular a lo largo de la final?, porque la ilusión prácticamente nos hacía descartar la serie, tal era el optimismo.
Para colmo vemos correr a Trebbiani en el TCP, cuando pasó por la recta después de la largar su serie, pareció mandar un mensaje claro: ”corran por el segundo puesto”, fue contundente.
La nota triste fue el terrible golpe de Pedro Dandlen, los hierros torcidos llegaron hasta el eje trasero, observamos la chancha arriba de una camilla y pronto nos dimos cuenta que el fin de semana se había terminado, por la noche, al ver las imágenes del accidente, me alegré que fueran solo fierros, podría haber sido mucho peor.
El Domingo tempranito llegamos al autódromo y si bien no había el clima externo de otras épocas nos hizo pensar que tal vez no vendría mucha gente, nos equivocamos, poco a poco le fueron dando un marco que, según dijeron los organizadores, superó largamente las 50.000 personas.
En la primera serie se cruzaban dos hombres de las súper estructuras, JP-Silva- HAZ-Ledesma.
Ledesma se dio el lujo de comprar un neumático sin perder la Pole, los medios dijeron que no lo utilizó, por lo que en la tribuna deslicé :”bueno, una goma nueva para probar”, Gustavo Pinna arriesgó mas a la reflexión :” con una goma por cada uno del equipo le hacen un juego completo”, a buen entendedor, pocas palabras dicen, y mas adelante tendremos que hacer un balance de pro y contras de éstos super equipos.
Ganó Silva mostrando un Ford sólido al transitar Salotto y que obligaba a Ledesma a arriesgar en los frenajes.
De los nuestros Poppy 8º y Riva 13º, para la anécdota, el primer encontronazo de Pechito Lopez, el perjudicado fue Moriatis, a quien sacó en la ‘S’ del Ciervo (porque fue en la largada, después se transforma en Chigarca).
La Segunda le permitió a Ortelli doblegar a Ramos y a éste contener los embates (con toque incluido) de un “demasiado impetuoso”, Matías Rossi.
Catalán (13º) era nuestro único representante en la serie.
La tercera mostraba a los mejores Dodge de la clasifica y en primera fila a dos conocidos de Balcarce, Pinchito y el Gurí de nuevo viéndose las caras.
Al igual que en aquella oportunidad, la aceleración de la Naranja no tuvo nada que envidiarle al Ford y pasó a comandar, un intendo del entrerriano, terminó por hacerle perder la posición en manos de un recuperado Fontana, pero no dio tiempo a mucho porque un golpe fuertisimo en la salida a la recta mando al Pace Car adentro y con él se perdieron las ilusiones de largar en primera fila.
El golpe de Mulet contra el guardaraid, en una zona de aceleración, o sea que no vienen a máxima velocidad, pero que dejaron tantos daños como interrogantes, en una zona que puede parecer inofensiva (inofensiva hasta que uno se cierra y otro no quiere aflojar).
Se reinició casi con el total de giros, Tati terminaba 6º con el motor mudo al cruzar la meta y que lo mandaría al fondo de la grilla en la final.
Tito quedó atrapado en un 8º puesto que no le dio posibilidades de avanzar, René (13º) y Salerno (14º) completaron la serie.
Bombos, banderas y papeles, para recibir al TCP y nuestros representantes, largaron y allá se fue Trebbiani, para cuando El Especialista me hizo notar que le llevaba todo el curvón Salotto de ventaja, me di cuenta que nadie podría alcanzarlo.
Pero el resto de las huestes, nos hacía prever que no sería la única alegría, típico de su padre, Ernestito Bessone, utiliza las primeras vueltas para acomodarse al tránsito y de ahí en más comienza con un trabajo de demolición, el brillo de las llantas parece encandilar a los rivales, con un manejo destacado en el Ciervo le permite llegar cómodo a Salotto, transitarlo, salir sin tocar la tierra y darle rienda suelta aprovechando el viento de cola que lo lleva hasta Ascari, se lo nota muy aplomado y ese es el secreto del TCP, por un lado tienen la presión que para salir campeón, hay que ganar al menos una carrera, pero los 3 (o 4) primeros pueden subir al TC, que termina siendo lo importante.
Volvamos a la carrera, Larrauri viene detrás de Urreta y Konjuh y esforzándose para no perder pisada Paparella, cada vez mas consolidado entre los 10 de adelante, Leo terminaría 11º producto de un retraso sobre el final, JuanMA (6º), a puro sacrificio.
Un párrafo aparte merecen Trucco (10º), hombre que viene de correr la monomarca telonera, con mucho menos potencia, se adapta día a día y aparecen los resultados, hoy me entero por Alfredo que estuvo compartiendo la carpa de la 7 en sábado.
Otro destacado es el Polaco Litwiñuk (16º), es debutante en cada competencia que corre, el misionero no ha corrido casi en ningún circuito por donde anda el TC, aunque manejó autos de similares potencias en su provincia; vuelta a vuelta toma confianza y con manejo prolijo avanza, suma puntos y experiencia.
Los muchachos del TCP sumaron doble, por qué???, porque los que pelean el campeonato no sumaron bien en su mayoría, miren….
1 88 PONTE, MARTíN 47.00 Torino (no figuró)
2 151 URRETAVIZCAYA, TOMáS 44.50 Ford (4º)
3 22 BESSONE, ERNESTO (H) 43.00 Dodge (2º)
4 7 RODRIGUEZ, MATíAS 42.00 Chevrolet (27º)
5 71 FRANCISCHETTI, JULIO 34.50 Chevrolet (12º)
6 12 ZUGHELLA, GABRIEL 34.00 Ford (3º)
7 4 TREBBIANI, JORGE 29.50 Dodge (1º)
8 15 LARRAURI, LEONEL 22.50 Dodge (11º)
9 8 PISANDELLI, PEDRO 21.50 Torino (36º)
10 18 PAPARELLA, JUAN MANUEL 21.00 Dodge (6º)
La final de TC mostraba en todo su esplendor a la Naranja peleando mano a mano con los Ford y Chivos, apenas largan le deja el espacio a Lalo Ramos para evitar cualquier golpe y alinearse detrás de los punteros.
Pero notábamos con Guille y El Especialista que el ingreso a la “S” del ciervo era bueno, pero al hacer la chicana el auto parecía no entrar bien y salía un poco mas lento, aunque recuperaba algo hasta Salotto y por la recta opuesta.
Consigue pasar a Lalo, en lo que fue considerada la mejor maniobra del fin de semana, lucha con Rossi, que ya venía de tocar a Lalo en la serie y lo apoya antes de entrar a Ascari, el auto se desacomoda y queda con las ruedas tractoras en la leca, consigue salir de la situación y cuando trata de buscar el ritmo para recuperar la caja lo deja afuera casi frente a nosotros, se quedó un rato sentado masticando bronca y cuando se bajó levantó los brazos a un grupo que lo aplaudía, justamente no éramos nosotros (que también aplaudíamos), era gente de otras tribunas que reconocía en él a un piloto que se está ganado el respeto.
Para ese entonces el Tati había ingresado prematuramente a boxes al igual que Poppy, quien se mantuvo a buen ritmo delante de los punteros antes de perder la vuelta, miramos la fila y Tito empezaba con un trabajo con su sello.
Andaría en ese momento por el puesto 17, el ritmo de la Dodge le permitía entrar muy bien armado al Ciervo y salir buscando el fondo del Autódromo, de Salotto salía sin tocar la tierra para llegar a Ascari a muy buena velocidad, Ciantini y Marcos fueron, entre otros, sus víctimas finalizado 12º.
Si largaba un pelito mas adelante, estoy seguro que llegaba 5º o 6º, entre el 6º (Alaux) y el 11º Aventin había solo 5 segundos y el ritmo de Tito daba para pasarlos, pero, ésta vez hizo falta del Pace Car, pero no entró (claro, si peleaban Ford y Chevrolet adelante) sino todavía estábamos colgados del alambrado.
Zanatta y Catalán llegaron con buen andar llegar 19º y 20º, Poppy solo perdió la vuelta que hicimos referencia (25) y el Tano a 2 vueltas 27º.
Entiendo que la fiesta prometía mas, pero varios protagonistas no van a olvidar fácilmente éste fin de semana, Trebbiani y su contundencia, Ernestito dueño de un trabajo aplomado ya 3º en el campeonato, Tito, contento por él y por su hijo, porque se vienen mejores días.
Pincho y Tito tienen sus herederos, pero también viene el Tati, El Bochita, Papparella, Trucco, El Polaco, Leonel, siguen Catalán y Zanatta o el Simbolo Eterno de Dodge, El Tano Salerno, Poppy…todos, todos los que hoy nos acompañan, quien sabe mañana, el automovilismo es así.
Nadie salió a defendernos ni saldrán, solo estamos nosotros y los pilotos que decidieron quedarse, ojalá que sea por mucho tiempo.
Para Pinchito, la final no es reflejo de un fin de semana, cuando mas calmo mire se dará cuenta que muchos pilotos del TC, a pesar de sus sacrificios, no pudieron darse el lujo de ganar una serie y él va por mas.. es que apenas estuvo (y estuvimos por Bochita, Ernestito y Tito) a 45 minutos (el tiempo de la final) de tocar el cielo…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.